Ascensores contaminantes

Etiquetas

, , , , ,

 

calle-real-ferrol-555x330

Las ventanas de mi salón dan a una de las calles peatonales más concurridas de la ciudad. Desde ella se filtran conversaciones, carcajadas, pitidos de móvil, gritos, lloros, alarmas de comercios… Me mantienen en contacto con un mundo que suelo abandonar a menudo y además, me han hecho crear una rutina de lectura. Si quiero leer en el diván, sé que tengo que hacerlo de noche o al mediodía.

Eso estaba haciendo ayer, pasadas las diez de la noche, cuando me llegó una voz masculina, un chico al que yo imaginé de veinte a veinticinco años, que decía lo siguiente:

Sigue leyendo

Anuncios

La Voli

Etiquetas

, , , , , , , , ,

9q1utpx

Se llamaba Voli. Venía de bolita, aunque no sé por qué, yo siempre imaginé que su nombre se escribía con uve. Bolita porque, cuando llegó a la familia, algo antes que yo, era una pequeña bola peluda que cabía en la palma de la mano. O eso me dijeron.

La Voli, (lo que uno quiere es determinado), era un pastor alemán de porte regio y mirada lobuna. El primer animal no humano, a excepción de algún que otro pez, que formó parte de mi vida.

Ya no era un cachorro cuando me tuvo que sufrir y aun así jugaba conmigo. Recuerdo su gran mandíbula y sus dientes enormes, y los cientos de razones que yo le di para que los usara contra mí. Pero nunca lo hizo. Ni cuando le ponía la correa solo para darle vueltas por el pequeño patio, ni cuando le tiraba del pelo, ni cuando la achuchaba hasta el hartazgo. Como mucho gruñía, la pobre, o se apartaba un poco de aquella humana aún por domesticar.

No era tortura ni crueldad. Yo la quería muchísimo, ahora lo sé, solo me faltaba encontrar la forma correcta de demostrárselo. Es un trabajo de años.

Voli murió atropellada una noche. Yo era muy pequeña, pero aún puedo describir las sábanas de mi cama, el sonido del timbre ya muy tarde, a mi padre saliendo de casa para ayudar a la dueña, mi tía por aquel entonces. Recuerdo lo que lloré debajo de las mantas para que nadie me oyese. Como aún lo hago ahora. Fue la primera gran pérdida de mi vida, que no la última.

Creo que algún día tendré un pastor alemán de porte regio y mirada lobuna.

Le llamaré Boli.

Pandora: luchando contra verdades adquiridas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

pandora_cubiertas_v9-pdf_160¿Eres de gatos o de perros? Seguro que habréis oído esta pregunta en alguna ocasión. Y con toda probabilidad habréis escogido entre las dos opciones, como si éstas fuesen excluyentes.

Al margen de gustos personales, es cierto que hay adjetivos que van asociados a ambos animales. El perro es “el mejor amigo del hombre”: leal, incondicional, bueno por naturaleza y, como todos los buenos, en ocasiones tontorrón. Los gatos, en cambio, son independientes, misteriosos e inteligentes y, en el ideario popular, traicioneros.

Angélica Puerto Tello creyó creciendo precisamente eso. Veía a los gatos como unos seres manipuladores y predispuestos a la traición. Una idea nacida probablemente de la aversión que sentía su madre hacia ellos. Sin embargo, años después, la vida le llevó a tener gatos muy cerca, a verlos comportarse a su alrededor y ellos fueron los que cambiaron su opinión, hasta el punto de llevarle a escribir una historia.

Sigue leyendo

Reinventando a Velázquez

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Todo empezó con la idea de revitalizar uno de los barrios más abandonados de Ferrol y de poner en evidencia la dejadez que este lugar estaba sufriendo. En el año 2008, el artista Eduardo Hermida, promovió por primera vez esta intervención artística en el barrio de Canido.

2016-09-03 20.37.08

El reto era el siguiente: reinterpretar las Meninas de Velázquez con murales a lo largo de las calles del barrio. Convertir a éste en un gran lienzo en gris, al que llenar de color y mensajes con significado.

Sigue leyendo

De los entrantes, directos al postre

Etiquetas

, , , , , , , ,

Que Lrosy-and-johnemaitre es un maestro de la novela negra está más que demostrado. De la novela en general, diría yo, tras escribir Nos Vemos Allí Arriba, galardonada con el premio Goncourt (2013). Si hablamos de la saga de Camille Verhoeven, nos encontramos con todos los elementos que hacen a cada una de sus partes una novela de éxito.

Personajes redondos, empezando por el propio Comandante, pero siguiendo por sus colaboradores y, por supuesto, los villanos de la historia, siempre tan brillantes como sus antagonistas. Atmósferas muy conseguidas, escenas de inicio impactantes, crudeza y realismo de las imágenes, y tramas bien construidas que generan un efecto de enganche desde el minuto uno.

Todo eso está en el inicio de Rosy & John, la tercera entrega de la saga. Una explosión en el centro de París causada por un obús, un joven que se entrega a la policía y asegura que hay seis obuses más escondidos en diversos lugares. El esquema del libro se divide en el transcurso de esos días, y durante más de media novela nos sumergimos en esa trama que funciona a la perfección. Pero, sabemos que algo va mal cuando ésta se encuentra en poco más de la mitad (día 3) y nos quedan solo veinte páginas del libro.

Sigue leyendo

Compro civismo en pastillas

Etiquetas

, , , , , , ,

semana-santa-ferrol-encuentro--644x362

El cucurucho.

Ese invento sofisticado, de elevado coste, y al alcance de muy pocos. Con un largo proceso de fabricación y una complicada técnica a la hora de ensamblarlo. Hecho de un material tan escaso como el papel: de cuartillas, de revistas o de periódico. También sustituible por unas bolsas de plástico, posibilidad que queda anulada ante la innegable preocupación de la gente por el medio ambiente y el resto de los animales.

El no poder depositar en un sitio seguro las cáscaras de pipas, envoltorios de caramelos, cajetillas de tabaco y demás útiles imprescindibles a la hora de ver una procesión, genera frustración entre el público.

Esto se manifiesta en los constantes vaivenes de peatones que, confundidos, no atraviesan por la parte de atrás de las filas de espectadores, sino que lo hacen por delante. Con paso cambiado se cuelan entre los cofrades y, a veces, llegan a cruzar la calle en frente de bandas, tronos o lo que cuadre. ¿Habrá cucuruchos al otro lado? intuyo que van preguntándose.

Unos ríen con hilaridad o vociferan nombres de esquina a esquina, agitando sus smartphones en una danza desesperada. Otros se dedican a sacar codos y empujar a los demás para lograr un hueco en primera fila — quizá piensen que con un número determinado de estampitas puedan fabricar el invento… — Y los menos, pero también los peores, se juntan en bandadas y, afectados por el mono, se burlan de los que procesionan en un tono que nunca usarían en condiciones normales.

Pero entendámoslos. Es que los cofrades, qué vida ésta, tienen cucuruchos de sobra.

 

Foto: Semana Santa de Ferrol

Nada como la primera vez

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

9781635038859

La terraza, Sada, ocho de la tarde. Llego a la presentación de un nuevo libro de literatura infantil y juvenil titulado Mundo Abisal y enseguida me doy cuenta de que esta vez no va a ser como las demás. Se ve en la sonrisa permanente de Virginia y en el brillo de los ojos de Patricia. Ambas reciben a todo el que llega, agradecidas de que hayan decidido compartir con ellas ese momento. Uno que, según ambas, es uno de los mejores de sus vidas.

Y me lo creo, mientras la autora me abraza y conozco por primera vez a la ilustradora. Llevan la emoción a flor de piel y las ansias de llorar bien contenidas, porque aún queda mucho que contar.

Todo es armonioso en la puesta de escena. El singular edificio, la música, la presentación con el booktrailer que acompaña de fondo, el mantel azul de la mesa: un mar sobre el que se asientan conchas, caracolas… y “la criatura”. Mundo Abisal es, en primer lugar, una caricia. Los que amamos a los libros valoramos esas cosas, el tacto suave de la portada, la paleta de colores, la calidad del papel; todo es agradable en la edición de Babidi-Bú Libros.

Leo los agradecimientos y las primeras líneas mientras espero a que empiece la presentación:

Sigue leyendo

¿Por qué lo llaman sexo cuando…?

Etiquetas

, , , , , , ,

Imagen-destacada-La-higiene-íntima

La desnudez destaca más con manga larga afirma Javier Palencia como narrador en “La higiene íntima” de Ediciones Paralelo. No es una frase baladí, sino que resume con precisión el trasfondo de esta antología de cuentos. Y es que, a través del sexo, de lo carnal y lo lúbrico, se insinúan temas de una intensidad todavía más profunda. De la misma manera que la sensualidad nos lleva a la sexualidad, el sexo se convierte en el telón de fondo, o la cortinilla de entrada, al mundo de desgarro emocional que subyace.

El hilo conductor que he encontrado a lo largo de los nueve relatos es la incomprensión. La enorme dificultad para transmitir que existe en las relaciones, al margen de la intimidad que se comparta. O al menos la que encuentran los personajes de Palencia: perdidos, desorientados, incapaces de comunicar en palabras lo que hacen (o esconden) sus cuerpos. Desde las pequeñas victorias en silencio de “Mi perro Billy”, la necesidad de contentar a la pareja perdiéndose uno mismo en “Regalo de Aniversario” o el escaparse de la sombra del padre en “Happy Birthday Mr President”, hasta el aislamiento de los sentidos en “Fairbanks” o el deseo de ganarle una partida a la muerte en “Coños”.

Sigue leyendo

El secreto de un buen debut

Etiquetas

, , , , , ,

Barcelonael-secreto-de-vesalio, 1988. Una serie de presuntos asesinatos tiene lugar días antes de la Exposición Universal que va a celebrarse en la ciudad. Todos los cadáveres son de mujeres y presentan extrañas heridas y mutilaciones.

Así se nos presenta la trama policíaca de la novela de Jordi Llobregat. Pero El Secreto de Vesalio, novela completa y bien vertebrada, se abre como un abanico y nos desvela varias subtramas más. La historia del médico Daniel Amat, que acude a Barcelona tras la muerte de su padre, y que verá involucrado en la persecución del asesino a la vez que lidia con su pasado. La del periodista Bernat Fleixa, que se unirá a su causa mientras va a la caza de la mejor noticia en un momento profesional, y también personal, delicado. Y, la que más he disfrutado a modo personal, la historia de Pau Gilbert, estudiante de medicina y clave de la novela en varios momentos.

Esta tríada de personajes tan potente encuentra su contrapunto en otros tantos en el lado de la sombra, Bertomeu Adell, un hombre despiadado y sin escrúpulos, encargado de las obras de la Exposición Universal; el inspector Sánchez, un policía corrupto aliado de éste; y el propio asesino, que sigue sembrando Barcelona de víctimas y cuya identidad bien podría ser la de uno de los anteriores. O no…

Sigue leyendo